jueves, 11 de septiembre de 2014

Ruidoblanco.

Aun me acuerdo de cuando los descubrí. Fue una mañana, desayunando antes de ir a clase, cuando aun estaba en el colegio. Estaba viendo la cadena Sol Música y de repente pusieron un videoclip de ellos. La canción me encantó pero no me quedé con su nombre. Hasta meses después no los volví a pillar en la tele pero esa vez no se me escaparon y desde entonces han ido en mi iPod, acompañándome.

Sin embargo, el diciembre pasado ocurrió algo. Y es que justo cuando empezaba a entrar en un bucle del que no veía el final, aparecieron ellos con su segundo disco El hombre que habita el mundo. Jamas me había sentido tan identificada con un disco. Y es que cada palabra, cada verso, parecía que hablaba de mi. Cada vez que escuchaba el disco me sentía un poco menos sola, veía un poco mas clara la salida a todo aquello.

Muchas veces he escuchado a gente diciendo que una película, un disco, un libro... les salvó la vida. Siempre había pensado que eso era una tontería como templo, pero al final me he dado cuenta que no. Es verdad que no te salvan la vida, pero si que te ayudan a sobrellevar tu día de mierda.

Gracias.

Riley Sullivan ♫

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar :)